HONRO TU MEMORIA. MI AMADO HIJO ADRIÁN. MI AMOR PURO Y VERDADERO. MI ÁNGEL DE AMOR Y LUZ. ERES AMADO


Nadie más conocerá la Fuerza y el Amor de mi Amor por Ti, después de todo, eres el único que conoce cómo suena mi corazón desde dentro.
Honro tu memoria, mi amado hijo Adrián, mi amor puro y verdadero.
Mi Ángel de Amor y Luz.

Estás en mi corazón, en mi alma. Eres Amado siempre.

Mamá

HONRO TU MEMORIA AMADO HIJO ADRIÁN TE ENVÍO LUZ Y AMOR

HONRO TU MEMORIA, AMADO HIJO ADRIÁN
Hijo mío te estoy recordando
La palabra "recordar" viene del latín, "recordar", formando re (de nuevo) y cordis (corazón) ❤Recordar quiere decir mucho más que tener a alguien presente en la memoria.
Significa "volver a pasar por el corazón" ❤Si yo te digo hijo mío, que te estoy recordando, te estoy diciendo que te estoy volviendo a pasar por mi corazón.

En todo el mundo, el encender una vela es un gesto sagrado

EN TU MEMORIA MÍ AMADO HIJO ADRIÁN.

COMENZAR: ENCENDER VELAS

GRACIAS

BENDICIONES

GRACIAS A TOD@S POR COMPARTIR

HIJO MIO ADRIAN. ERES AMADO

Te envío Luz y Amor. Eres amado siempre.

BENDICIONES

❤☀❤☀❤☀❤❤❤☀❤☀❤☀❤

“Perdónate por no saber lo que no sabías antes de aprenderlo

Adrián hijo mío amado, eres Luz y Amor puro y verdadero.

La mariposa misma es el cambio, es un ser que mediante un duro esfuerzo atraviesa una larga y lenta metamorfosis para convertirse de oruga a mariposa. La mariposa es entonces un símbolo de evolución, de belleza, de gracia, de la naturaleza y de la vida misma, pasa de arrastrarse en la tierra a tocar el azul del cielo con una sensación de libertad y ligereza, su capacidad de transformación encarna los cambios, evolución y potencialidades del ser.


Bendiciones

Seguimiento a través de Google

Compañeros de ruta: Gracias por compartir

Para traducir el Blog a otro idioma

Bendiciones


La Transformación de mi hijo, me esta transformando a mi. Mi Amor puro y verdadero. Mi Ángel de Amor y Luz.
Mostrando entradas con la etiqueta Educar a los padres. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Educar a los padres. Mostrar todas las entradas

viernes, 12 de octubre de 2018

Oración por un Hijo Rebelde.

Padre celestial, por el amor que me tienes y por la autoridad que me das de instruir y guiar por el camino del bien a mis hijos; hoy lo consagro a ti Señor, para que lo renueves en una persona nueva y pueda desvanecer todo acto de rebeldía que exista en él. Declaro en el nombre de tu amado hijo Jesús, que mi hijo será una persona sumisa, una persona que controla sus emociones y no actúa por impulso, una persona que escucha y se lleva de los consejos de sus padres. ¡Oh! amado Dios reprende todo pecado que ha causado la iniquidad en el comportamiento de mi hijo.
Señor, dale entendimiento a mi hijo, dale lucidez para que pueda ver sus acciones y pueda reconocer que sus acciones no son las correctas. Señor, que entienda que soy su padre y que quiero lo mejor para él. Dios, que mi hijo sea una persona respetuosa y que no me alce la voz cuando lo corrijo por sus malas acciones.
Dios mío, también te pido paciencia y tu sabiduría para instruir a mi hijo por un buen camino. Y si por algún motivo fui yo que le falté el respecto a mi hijo, te pido entendimiento para reconocer mi error y también compresión de mi hijo para que pueda entender que somos humanos y nos equivocamos.
Señor, cuida de él, aléjalo de las malas amistades, tú que conoces el tierno corazón que tiene mi hijo, no permitas que el enemigo cambie el comportamiento de ese ser tan maravilloso que me has dado para atraer alegría a mi vida. Señor, confió en tu poder y sé que vas a cambiar el comportamiento de mi hijo y lo convertirás en un hijo obediente, un hijo que respeta a sus padres y a los demás persona, un hijo que respeta tus leyes y las del mundo, un hijo que escucha los consejos y lo pone en práctica, un hijo amoroso y comprensivo, dispuesto a servir y ayudar a los demás.
Amén.
Si haces esta oración con Fe, puedes tener la certeza que Dios te escucha y que siempre está a tu lado. Deposita todas tus cargas en Él, porque Él es todopoderoso y nunca te abandonará en los momentos de dificultad, sigue adelante con gozo y entusiasmo, pues Dios ha destinado grandes cosas para bendecir tu vida.

martes, 25 de septiembre de 2018

«Cuando un padre pega a un hijo no es porque el niño haya creado un problema, es porque el padre lo tiene»


El director de programas de la Fundación Anar ofrece diez claves para evitar el castigo físico a los niños.

LAS CLAVES
·        1«Es recomendable fijar unas normas y límites y dejar claro que, como padres, tenéis la obligación de protegerles y buscar su bienestar»

 

Los padres españoles son pegones. Al menos así lo asegura a ABC Benjamín Ballesteros, doctor en Psicología Clínica y director de programas de la Fundación Anar. Una de las razones fundamentales de esta afirmación es que los progenitores que hoy pegan a sus hijos «lo hacen porque ellos, de pequeños, también fueron educados bajo este mismo modelo. Tienen asimilado que es una forma "normal" de educar», explica este experto.

«Un azote, como hecho aislado y dándolo sin intensidad no se considera maltrato. Pero si se repite de forma frecuente y de forma intensa sí»

Añade que tras azotar o gritar a un niño, a los padres, por lo general, les suele asaltar un sentimiento de culpa, que después se esfuerzan en cambiarlo para autojustificarse que tenían que hacerlo (pegar al niño) para que aprenda. «Sin embargo, hay muchas otras formas de educar a los niños sin necesidad de violencia física —insiste—. Hay que hacer el esfuerzo de reprimir este impulso de azotarle y optar por explicar al niño con palabras, sin gritos, que lo que está haciendo no es correcto, sin obviar que hay que advertirle que tendrá consecuencias si se vuelve a repetir la situación que motivó el incidente».

Teoría de la frustración-agresión

Cuando hay un conflicto y un padre pega a un hijo, «no es porque el hijo haya creado un problema, es porque es el padre el que tiene un problema. Inflye el estrés diario y lo que se denomina como "teoría de la frustración-agresión"; es decir, si a un hombre, por ejemplo, alguien le agrede en el trabajo y es un superior o la persona no está presente, este hombre tenderá a cargar su frustración en alguien inferior o, al llegar a casa, lo hará con su mujer y, a su vez, ella lo hará con su hijo pequeño, y el niño con el gato. Es así. Si no se acaba con este modelo de educación, la violencia se perpetúa en nuestra sociedad», concluye Ballesteros no sin recordar que el principal motivo de llamadas a la Fundación Anar es por casos de violencia intrafamiliar.
Por esta razón, desde este organismo insisten en que recurrir al castigo físico en la educación de los hijos puede traer consecuencias negativas en su evolución y aportar alternativas saludables y positivas. Para ayudar a los padres en esta labor de una educación sin violencia, recomiendan tomar notas de los siguientes consejos:
1. Dedicad tiempo a estar con vuestros hijos. El tiempo que paséis hablando con ellos o compartiendo sus juegos, es un regalo para todos y es importante hacerlo desde edades tempranas. Invitadles a que os hablen de su día a día y hacedlo también vosotros adaptando el lenguaje a su edad. De esta manera les estaréis enseñando que es normal tener problemas y la forma de buscar soluciones, además de construir una convivencia positiva.
2. Poneos de acuerdo entre vosotros, padres, en las normas,límites y consecuencias que vais a establecer. Para que ellos crezcan y evolucionen positivamente, necesitan saber que en su familia hay unas normas que cumplir, unos límites que respetar y unas consecuencias (nunca maltrato físico ni psicológico) en caso de no hacerlo. Y es importante que os mostréis unidos y firmes en esas decisiones y en el cumplimiento de las consecuencias para que ellos no puedan manipular la situación.
3. Adaptad las normas y límites a su edad. Sobre todo en la adolescencia, es importante que impliquéis a vuestros hijos en la elección de las normas y límites que se van a establecer y así será más fácil que las cumplan. No obstante, es recomendable que les dejéis claro que, como padres, tenéis la obligación de protegerles y buscar su bienestar.
4. Escuchadles. Si ha quebrantado alguna norma o se ha saltado algún límite, antes de aplicar las consecuencias a ese comportamiento, escuchad sus razones. Tal vez sea necesario que tengáis que sancionarle después de su explicación, pero se sentirá escuchado y atendido emocionalmente.
5. Usar el castigo físico como método para educar es perjudicial en todos los niveles de desarrollo. Además, puede generar a largo plazo dificultades en las relaciones con los demás y alteraciones en la salud mental. Hay alternativas que no dañarán su integridad como, por ejemplo, la retirada de privilegios.
6. Sed coherentes en la aplicación de consecuencias. Las consecuencias que apliquéis al incumplimiento de las normas deben ser proporcionadas al hecho que se ha producido y ajustadas en el tiempo para conseguir el efecto deseado: el aprendizaje.
7. Sois ejemplo para vuestros hijos. Si sois violentos con ellos a la hora de educarles, les estáis enseñando un modelo agresivo de resolver conflictos que les traerá muchas dificultades en su vida adulta, ya que pueden reproducirlo. Si, por el contrario, os mostráis firmes pero cercanos en vuestra forma de educarles, les estáis transmitiendo que pueden contar con vosotros y no necesitarán buscar fuera de casa el afecto que necesitan para crecer y evolucionar positivamente.
8. Antes de actuar por impulso, paraos a pensar. Es necesario saber identificar las señales que os avisan que os estáis alterando. En ese momento, es importante aplazar la conversación con vuestro hijo a otro momento en que podáis hablar de lo ocurrido con tranquilidad. Recordad que ellos, igual que vosotros, no son perfectos y pueden cometer errores. De esta manera estáis enseñándoles que el comportamiento de las personas no debe estar manejado por impulsos y emociones negativas.
9. Llevar una vida sana, favorece la salud emocional.Consumir cualquier tipo de droga, incluso las aceptadas socialmente (alcohol y tabaco), o no descansar lo suficiente, puede hacer que estemos más sobrecargados de tensiones. En un alto porcentaje de los casos de maltrato, el alcohol está presente. Si os alimentáis adecuadamente, descansáis lo suficiente y descargáis tensiones a través de la actividad física, estaréis más tranquilos y relajados en vuestra convivencia familiar.
10. Si tenéis dificultades para establecer una buena comunicación y convivencia con vuestros, buscad ayuda profesional. Es posible que las circunstancias y vivencias que hayáis tenido a lo largo de vuestra vida, influyan en la manera de establecer relaciones y os dificulten la convivencia familiar. Si esto es así, buscar ayuda profesional os ayudará no sólo a vosotros, sino que vuestros hijos también se beneficiarán de ello.
No obstante, desde esta fundación invitan a todas las personas que necesiten orientación sobre este asunto a que se pongan en contacto con ellos. Los interesados pueden hacerlo a través de las líneas de ayuda: Teléfono ANAR del Adulto y la Familia (600 50 51 52) o Email ANAR, entrando en la página web (www.anar.org). En cualquiera de ellas, un equipo de psicólogos apoyados por trabajadores sociales y abogados, resolverán las dudas los 365 días del año, las 24 horas del día.

 

Fuente: https://www.abc.es/familia/padres-hijos/abci-cuando-padre-pega-hijo-no-porque-nino-haya-creado-problema-porque-padre-tiene-201709251654_noticia.html#ns_campaign=rot-se&ns_mchannel=r17-msuizo-familia-padres-hijos&ns_source=noticia-familia-padres-hijos&ns_linkname=1-cuando-un-padre-pega-a-un-hijo-no-es-porque-el-nino-haya-creado-un-problema-es-porque-el-padre-lo-tiene&ns_fee=11

 



lunes, 10 de septiembre de 2018

¿Porqué La Gente Toma Drogas?

Nadie sabe qué causa que la gente tome drogas. ¿Verdadero o falso? Eso es falso. Las drogas alivian a una persona de una condición no deseada. En este vídeo Bobby Wiggins demuestra, de una forma concisa, por qué la gente toma drogas.


viernes, 7 de septiembre de 2018

¿Qué Hacen las Drogas a tu Sistema Nervioso?

Bobby Wiggins explica lo que le hacen las drogas a tu sistema nervioso. Personalmente hizo presentaciones en vivo a mas de 900, 000 personas, incluyendo escuelas, grupos comunitarios y empresas. El vídeo de Narconon de prevención de drogas presenta hechos sobre las drogas y de como éstas afectan al cuerpo


domingo, 2 de septiembre de 2018

¿Cuáles son los efectos de las drogas en la mente?

Una descripción sencilla de los efectos de las drogas en la mente. El Especialista en Prevención de drogas, Bobby Wiggins explica lo que pasa cuando alguien toma una droga.


sábado, 1 de septiembre de 2018

¿Es el alcohol una droga?

En este corto video de educación sobre las drogas, Bobby Wiggings, especialista en prevención de drogas, explica en forma concisa porqué el alcohol es una droga. Hay mucha más información acerca del alcohol en nuestra página Web. www.espanol.narconon.org/


viernes, 31 de agosto de 2018

¿Que es la Adicción?

Pregunta: La mayoría de las drogas no crean hábito. ¿Verdadero o Falso? Falso. La realidad del caso es que cuando baja el efecto de una droga, la persona quiere más. En este vídeo de educación sobre las drogas, Bobby Wiggins, Especialista en Prevención de Droga, responde a la pregunta "¿Qué es la adicción?" Suceden varias cosas cuando se toman drogas, incluyendo la destrucción de las vitaminas en el cuerpo. El programa de Educación de Drogas de Narconon ofrece mas información sobre "Que es la Adicción?"


jueves, 30 de agosto de 2018

¿Cuáles son los efectos a largo plazo de la hierba?


En este vídeo de educación sobre las drogas, Bobby Wiggins, especialista en prevención de drogas, explica concisamente los efectos a largo plazo de la hierba (marihuana). La marihuana no es dañina ¿Verdadero o falso? Eso es definitivamente falso. Para mas información sobre el uso y adicción a la marihuana, visite: http://espanol.narconon.org/informaci...

miércoles, 29 de agosto de 2018

¿Cuánto Tiempo Permanecen Las Drogas En Tu Cuerpo?

Bobby Wiggins, especialista en prevención de drogas de Narconon, da información importante acerca de "¿Cuánto tiempo permanecen las drogas en tu cuerpo?"


Las drogas permanecen en el cuerpo sólo por un corto tiempo.
¿Verdadero o falso? Falso. La mayoría de las drogas, por ejemplo el THC, la sustancia activa de la marihuana. El THC es una sustancia muy, muy, muy soluble en grasa, al igual que el LSD, la heroína y muchas, muchas otras drogas. El sr. Wiggins fue adicto a las drogas por 16 años y le puso fin a su adicción cuando hizo el programa de rehabilitación (con la desintoxicación en el sauna la cual ayuda a remover las toxinas del cuerpo de la persona). Puedes llamar a uno de nuestros consejeros para contestar a las preguntas que tengas al 800-775-8750. En este vídeo el da detalles sobre lo que le hacen las drogas al sistema. Para más información en educación de drogas visita http://www.espanol.narconon.org/ donde encontrarás páginas y artículos útiles.

¿Cómo reconocer si un joven consume drogas?

El uso de sustancias es cada vez más común entre los jóvenes. La psiquiatra Geraldine Peronace desarrolló para Infobae las claves para identificar síntomas y hábitos. Qué hacer ante una emergencia


¿Cómo afectan las drogas a tu cerebro?

El doctor Juan Rivera explica lo que sucede en el sistema nervioso cuando el organismo se enfrenta a la adicción.


Entender de que manera afectan las adicciones al cerebro podría ser una de las claves para cambiar la lucha contra las drogas.


Las drogas y el cerebro. Hablemos de drogas.

lunes, 27 de agosto de 2018

Víctimas, no viciosos. Viaje al cerebro de un enfermo de droga dicción

Las Drogas Hackearon El Cerebro Humano

La mexicana Nora Volkow, bisnieta de Trotski y una autoridad mundial en adicciones, habla de sus revolucionarias investigaciones sobre la farmacodependencia. 

La investigadora Nora Volkow habló de sus revolucionarios estudios sobre farmacodependencia.
Nora Volkow tenía 4 o 5 años cuando, entre las plantas del jardín de su casa natal en Coyoacán, se sentaba a ver caminar las colonias de hormigas en fila india. Le parecía fascinante: su mente le decía que ese desfile no era casual.
Después, en su adolescencia, ella y sus tres hermanas pasaron muchas tardes guiando a visitantes por la casona. Era Ciudad de México y despuntaban los años 70. La vivienda era histórica: aquí habían asesinado, en 1940, a uno de los tres líderes de la revolución rusa. Nora creció con conciencia de venir de una familia protagonista de la historia: el líder asesinado era su bisabuelo León Trotski.
Desde que observaba hormigas y a la gente en la calle –le fascinaba la interacción humana–, Nora Volkow vio transcurrir medio siglo. Y hoy, a los 59 años, convertida en una de las grandes expertas en el estudio del cerebro y referenciada por muchos como la mayor especialista en adicciones del mundo, vuelve a su infancia para explicar su camino en la investigación.
“Por nuestra historia y la tragedia que mi familia vivió en Coyoacán, todos aprendimos que cada ser humano es responsable de sí mismo, pero también de la humanidad. Hacer ciencia es ampliar el conocimiento, y yo me propuse generar avances científicos no solo para Estados Unidos, no solo para México, sino para todo el mundo. El cerebro humano ha sido mi campo de estudio. Y hemos avanzado”, afirma.
En el 2007, Time la nombró entre las 100 personas más influyentes del planeta. Ese año, el editor de la revista, Richard Stengel, explicó: “Esta lista la componen personas cuyas ideas, ejemplo, talento y descubrimientos han transformado el mundo en que vivimos”. Ese mismo año, Volkow fue reconocida por Newsweek; en el 2009 y el 2011, por Washingtonian Magazine y, desde el 2000, por U. S. News & World Report.
Víctimas, no viciosos
Esta psiquiatra y neurocientífica, que trabaja en investigación de punta en Estados Unidos –a donde emigró muy joven en busca de su pasión, el estudio del cerebro–, es la cabeza del Instituto Nacional de Abuso de Drogas, en Bethesda (Maryland). Gracias a sus investigaciones, en las que ha invertido 30 años, está logrando cambiar los parámetros: hoy se sabe que los adictos a la marihuana, la cocaína, la heroína y otras drogas legales –así las califica ella–, como el alcohol y el cigarrillo, no lo son por su voluntad: diversas disfunciones de su cerebro no los dejan vencer su adicción. Se los considera enfermos. Y, dice Volkow, quien ha dedicado su vida profesional a estudiar los procesos cerebrales que juegan un rol en la adicción, es bueno que el mundo comience a mirarlos como víctimas, no como viciosos.
“El cerebro humano es mucho más complejo que el de los monos o los ratones, pero estos animales han ayudado a nuestras investigaciones. Descubrimos, por ejemplo, que la dopamina, un neurotransmisor cerebral, juega un rol esencial. Si comer un chocolate o aspirar cocaína por primera vez se siente como un estímulo placentero, el cerebro libera dopamina y activa los centros del placer. Si mañana nos repiten el estímulo, solo con mirar el chocolate o la cocaína sentimos el impulso y la liberación de la dopamina”, explica.

El cerebro, dice la doctora Volkow, crea automáticamente una memoria de liberación de dopamina ante un estímulo placentero. Y con solo volver a sentirlo o presentirlo (mirarlo, por ejemplo), bien sea alcohol, comida, sexo, cigarrillo o heroína, queremos probarlo de nuevo. Se trata de una química no solo del placer, sino también de la motivación humana, de un sistema inserto en el cerebro desde tiempos inmemoriales para perpetuar la especie. Así fue como la evolución aseguró la supervivencia del hombre.
Pero este mecanismo cerebral automático perdió la ruta en algún momento. “Nuestro sistema quiso asegurarse, en el plano evolutivo, de que el ser humano nunca dejara de perpetuarse. Por eso, la comida y el sexo son placenteros –arguye Volkow–. Pero las drogas esclavizaron el sistema y lo desnaturalizaron. Nuestro cerebro no se creó para que consumiéramos drogas, pero estas ‘hackearon’ el sistema y crearon la adicción. Cuando empecé a trabajar, en los 80, se sabía que todas las drogas activaban la dopamina, pero yo me pregunté por qué algunas personas probaban la cocaína y la dejaban, mientras que otras se convertían en adictos. La activación de la dopamina era idéntica en ambas, pero una caía y la otra no. Esta pregunta fue la base de mis investigaciones”.
Obsesionada, la experta se metió de lleno en el estudio del cerebro y sus procesos. Ella intuía que ahí estaba la respuesta a sus interrogantes sobre las adicciones.
“Si la curiosidad mató al gato, yo debería estar muerta. Desde que estudiaba medicina en México, me pregunté por el efecto de las drogas en el cerebro –cuenta–. Un día cayó en mis manos una revista científica que hablaba de imaginología, una tecnología que permitía estudiar el cerebro en personas vivas, algo jamás visto, inédito. Decidí irme a Estados Unidos, al laboratorio nacional de Brookhaven, en Long Island, a trabajar con esta nueva técnica. Ahí comencé mis investigaciones”.
Entonces tenía 23 años. Decenios de labor en Estados Unidos, donde se casó con un físico, le permitieron llegar a su principal hallazgo: Nora Volkow y su equipo de investigadores demostraron que la corteza frontal del cerebro de los adictos a drogas está dañada en distintos grados. Hasta que la mexicana lo dio a conocer –a la fecha ha publicado 600 papers y tres libros–, nadie le había dado importancia a la corteza frontal en las adicciones humanas.
“Hasta entonces, la corteza se reconocía como el área del cerebro donde se gestan el poder de decisión, los juicios y el pensamiento abstracto. Nuestras investigaciones permitieron caracterizar procesos de desajuste cerebral y reconocer que, en los adictos, la corteza frontal –que controla deseos y emociones– estaba afectada”, resume.
Con ese descubrimiento, la científica inauguró una nueva mirada sobre el camino de la adicción.
Obesidad y déficit de atención
“Lo central para nosotros ha sido entender los procesos que conllevan la pérdida de control en los adictos a las drogas. Cuando empecé a investigar, se pensaba que ellos elegían los narcóticos por placer. Yo demostré lo contrario. Al comprender que en todos ellos la corteza frontal del cerebro está dañada en diversos grados –la de un fumador no es igual a la de un heroinómano severo–, llegamos a la conclusión de que este enfermo no tiene la capacidad de controlar sus deseos y emociones. Por eso termina adicto”, agrega esta bisnieta de Trotski, reconocida como “una campeona en la integración de la ciencia a la medicina”, según un experto en drogas de la Universidad de Pensilvania, y como una “científica brillante”, según el director del Instituto de Dependencia Química Rothschild del centro médico Beth Israel, de Nueva York.
La curiosidad de Volkow ha extrapolado su trabajo a otras áreas, como la obesidad y el déficit de atención. Ella descubrió que hay rasgos comunes en obesos y adictos: ni unos ni otros quieren estar donde están, pero no pueden parar de consumir (narcóticos o comida). En los obesos, la corteza frontal tampoco funciona correctamente.
“Así es la ciencia. Un hallazgo puede conducirte a diversas áreas de investigación, y el conocimiento se va expandiendo”, celebra Nora.
Gracias al trabajo de esta neurocientífica y su equipo de investigadores, hoy la ciencia considera que un adicto no es un vicioso, sino un enfermo que necesita ayuda. “Aunque falta mucho, hemos logrado transformaciones. Por ejemplo, las aseguradoras de salud en Estados Unidos ya no pueden rechazar a estas personas”, subraya.
Volkow está logrando que se entienda que la adicción es una enfermedad del cerebro. “Si eres un adolescente que recién prueba una droga, aún puedes elegir. Pero en un adicto esta decisión se vuelve automática. Por eso siempre digo que una adicción es cómo manejar un auto sin frenos”, sostiene.
Y es aquí donde la herencia cumple un rol. Hay investigaciones que prueban que en la adicción al cigarrillo –que ella no cataloga como menor– la mitad de los casos se debe a causas genéticas. El tema está en estudio.
Mientras hace un alto en el quinto Seminario Internacional sobre los Efectos de la Marihuana, convocado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, se queja: “Ya el mundo no puede negar que la adicción es una enfermedad. En el pasado lo negaban porque nadie había estudiado el cerebro en humanos vivos. Sin embargo, el sistema médico no ha asumido la responsabilidad de los tratamientos y la evaluación de las adicciones. No está pasando como debería”.
En el Instituto Nacional de Abuso de Drogas de Estados Unidos, que esta científica y psiquiatra dirige desde el 2003, la mitad del millonario presupuesto va a becas de investigación sobre adicciones. En paralelo, ella prosigue su trabajo sobre el cerebro humano, que ha sido su fascinación desde que era una niña que observaba hormigas en su casa de Coyoacán.
“Hoy estudiamos la eficacia de nuestro cerebro para procesar información. También queremos saber cómo lo afectan las drogas, qué tan estable es, cómo cambia durante el día. Esto último me interesa porque el consumo de drogas está totalmente asociado con la hora: casi todos empiezan a consumir tipo 5 o 6 de la tarde. Está probado también en animales”, dice con pasión.
Impensable no preguntarle sobre la legalización de la marihuana en países de América Latina, como Uruguay.
“Si me baso en datos de morbilidad y mortalidad, el mayor efecto en el mundo es el de las drogas legales –responde–. En Estados Unidos, 440.000 personas mueren anualmente por tabaco y otras 100.000, por alcohol. Todas las drogas (ilegales) juntas matan a 40.000 al año. Si me pregunta si los países pueden solventar una tercera droga legal, creo que no”.
MARÍA CRISTINA JURADO
El Mercurio (Chile)

Fuente: https://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-15357995






viernes, 24 de agosto de 2018

Qué hacer cuando tus hijos dejan de idealizarte

Todavía no son adolescentes, pero tus hijos ya empezaron a perder la ternura que tanto nos gustaba de cuando eran más chicos; ¿Cómo nos pega?

Todas las mujeres que pasan por la crianza de un hijo adolescente ya lo saben. Pero para las que estamos "en tránsito hacia", con hijos entrando en la preadolescencia, cuesta un poco más. Porque, de un día para el otro, tu chiquitín, que hasta hace poco corría a tus brazos y declaraba a los cuatro vientos que te amaba, te ve en bikini y te dice: "Mamá, me das asco".
O esa nena que ayer no más te seguía a sol y sombra de repente no contesta tus mensajes -¡con el celular que le pagás vos!-. Sí, sabelo: tu hijo ya está creciendo. Incluso los más chiquitos, con apenas 4 o 5 años, hoy traen una especie de "adolescencia precoz" y de repente, ese castillo de amor de ellos hacia nosotras se desmorona. Entonces, ¿cómo hacer para no desesperar en los momentos en que los querés matar? ¿O en los que pensás 
realmente que sos la peor? ¿Cómo entenderlos y ayudarlos en este tránsito?

LO PRIMERO, ENTENDER

Si bien la primera "adolescencia" de la infancia los chicos suelen pasarla entre los 2 y los 3 años -con una rebeldía inusitada, la etapa del "todo es no" y los berrinches constantes-, hay dos momentos clave para tener presente: la preadolescencia (a partir de los 8 años) y la adolescencia, que son los estadios en que tu hijo necesita diferenciarse de sus referentes -vos, su papá-, y para eso busca contraponerse, armarse su mundo. Cree -no conscientemente- que para eso tiene que tomar una distancia radical de sus padres. El tema es que, para hacerlo, su mirada es tan crítica y cruel que amenaza con destruirte. Ninguna opinión que le des es válida, te critica, te juzga... ¡y hasta puede llegar a insultarte! Se da sobre todo de chicas a madres y de chicos a padres, porque es de quienes más necesitan "despegarse".
Por otro lado, tu hijo ahora necesita probarse como una persona autónoma y mostrarse así ante el mundo. Por eso siente vergüenza al verse vulnerable. Que lo vean con vos y tu pareja en la puerta de la escuela, por ejemplo, lo ubica en el lugar de "hijo", lo que le da mucha vergüenza. Y en esa búsqueda de autonomía muchas veces recurre al enojo para generar aún más separación.

QUÉ NO HACER

Tomarlo literal: la pasás mal y duele, pero con un poco de información podés tamizar las actitudes más difíciles de tu hijo o hija. Si tuviéramos un traductor instantáneo de los "te odio", escucharíamos: "No me entendés"; "Necesito separarme de vos para crecer"; "Te necesito, no me dejes solo, necesito que me mires, que me aceptes como soy".
Volverlo personal: el enojo cotidiano ante la frustración, por ejemplo, no es un tema afectivo hacia vos o su papá. Se enoja porque algo no es como él desea, pero no es contra vos. Estar enojado con alguien no significa no quererlo..., ¡casi todo lo contrario! Se enoja con vos porque le importás, porque estás presente y te sabe incondicional.
Creer que la crianza terminó: en la preadolescencia y adolescencia, muchos padres bajan los brazos, como declarando ese período una tierra de nadie, donde poco hay por hacer. Pero la crianza continúa, y es una etapa muy fértil y crucial. Ayudalo a encontrar sus recursos como adulto para tener una vida saludable en lo físico y emocional.
Consentirlo para esquivar el conflicto: en estas edades, los chicos necesitan tener experiencias de frustración y de espera. A los nativos digitales les cuesta, porque en el mundo de la Internet conseguimos mucho y muy rápido. Está bueno que en casa lo prepares para esas experiencias de frustración, pérdida y espera. El conflicto es necesario para crecer, por eso es importante que los padres pongamos a nuestros hijos en tensión; por ejemplo, cuando ponemos un límite y lo sostenemos, los ponemos en situación de tensión, y esa tensión es necesaria para su madurez.
Sumarte a la escalada: muchas veces su actitud te invita a devolverle algo, lo sentís casi como una provocación. Pero devolvérsela es una muy mala idea. Para un adolescente, sentirse denigrado puede generar fuertes alteraciones en la formación de su amor propio. Cuando esto pasa, surgen impulsos agresivos que llevan a conductas como lastimarse a sí mismo o a otros, como búsqueda de una supuesta justicia.

QUÉ SÍ HACER

Saber que esto también pasará: esto parece interminable, te sentís la única mortificada, y además... cansada. Pero tranquila, ¿o vos misma no recordás esos años de tu vida y cómo les contestabas y los volvías locos a tus viejos? Así que si alguna vez el puerperio te pareció eterno y pasó, sabé que esto también lo hará. Respirá hondo. Pensá: "Esto me lo tengo que bancar por mi hijo". Y exhalá.
Establecer acuerdos: en estas etapas, la clave es que sepas armar acuerdos con tu hijo. Y respetarlos. "Si no me vas a contestar los llamados, no te pago más el celular", por ejemplo. Es una forma de mostrarle que sus acciones tienen consecuencias: te compré un celu para estar comunicados, así que si no me vas a contestar, no lo pago más. Así, lo vas preparando para el mundo adulto, en el que nadie se va a responsabilizar por sus actos.
Registrar sus gestos: las manifestaciones físicas y verbales de cariño casi siempre quedan atrás. Es lógico que ya no te llene de besos ni te diga abiertamente lo mucho que te quiere. Pero vas a encontrar muchos otros pequeños gestos que hablan de su amor hacia vos. Cuando te viene a preguntar algo como: "¿Me queda bien?", "Qué significa tal palabra?". O si se te acerca para tomarse juntos una selfie o se ofrece a acompañarte a comprar algo. Aunque son menos explícitos, estos también son modos de decirte lo mucho que te valora.
Enorgullecerte de ser su frontón: esto es lo más importante: el lugar de confrontación que ocupás, ser esa pared contra la que choca para diferenciarse, es fundamental. Imaginate lo importante que tenés que ser para que te diga: "Mamá, te odio". Lo sabemos: te toca un rol difícil, a veces cruel, pero clave. Confiá en eso. Considerá que tu presencia e incondicionalidad es súper necesaria. Conteniendo a tu hijo en los desafíos que su nueva etapa le presenta vas a lograr establecer entre ustedes un vínculo de confianza para que esa experiencia emocional salga a la luz. Al ser contenido por adultos, se entabla una relación de apego seguro, donde hay aceptación y cuidado. Este apego protege el sistema nervioso y el cerebro de tu hijo y le da una maravillosa sensación de vitalidad. "Porque me aceptan y me cuidan, yo me siento valioso, y al sentirme valioso salgo a la vida a realizarme". ¿No es acaso un hermoso y desafiante rol el que nos toca como mamás?

jueves, 16 de agosto de 2018

La difícil situación de padres con hijos rebeldes

Hay hijos que no tienen ni idea de lo que quieren hacer con su vida, lo cual trae de cabeza a muchos padres que no saben cómo educar a sus hijos. En ocasiones estos problemas se reducen a cosas tan habituales como no saber ayudar a sus hijos con el estudio. Sin embargo, a veces los problemas son más graves y abarcan aspectos más amplios de la vida:
  • No hacen nada para ganarse la vida.
  • No encuentran una identidad personal sana y honesta consigo mismos.
  • No encuentran su lugar en la vida.
  • Tienes miedos, frustraciones que no saben encajar, etc.
Los padres tratamos de ayudarles en la medida de nuestras posibilidades y tiempo.
La clave fundamental está en la conversación. No podemos ayudarles si no existe comunicación. La empatía una vez más nos ayudará a acercarnos a nuestr@s hij@s para darle los consejos que nos hubiera gustado que nos dieran a nosotros cuando teníamos su edad.

11 consejos para padres con hijos pequeños o adolescentes rebeldes

  1. No tengas miedo a equivocarte, a fracasar. Ser padre o madre no es fácil, hazlo lo mejor que puedas. El mayor error que puede cometer, tanto padre como hijo, es no hacer algo por miedo.
  2. Aprende a mantener la compostura. Podemos encontrarnos con malas contestaciones, gritos y desprecios. En esas ocasiones es muy importante aprender a mantener la compostura. No podemos ni debilitarnos ni iniciar una explosión de ira. Si perdemos el control nuestro hijo/a se puede cerrar en banda y la comunicación se deteriorará gravemente. Es necesario que aprendamos a mantener el control mental. Una buena técnica es contar hasta 10 mientras realizamos una serie de respiraciones profundas. Si la situación sigue tensa en mejor aplazar la “conversación” y esperar a que las aguas se calmen para poder buscar las soluciones más adecuadas al problema.
  3. El día a día con una hija o hijo rebelde puede llegar a ser agotador, frustrante. Necesitarás una dosis extra de sacrificio. Sin embargo, este sacrificio te proporcionará la satisfacción de saber que estás dando lo mejor de ti.
  4. Establecer límites: Como hemos visto en el vídeo que he puesto al principio del artículo, es necesario que en la convivencia familiar haya una serie de normas que hay que respetar. También es importante que el hijo/a sepa cuáles son las consecuencias de saltarse esas normas. Si no cumple con esas reglas tendrá que darse una pérdida de privilegios que tenga el hijo/a, como por ejemplo estar X días sin el ordenador o jugando a los videojuegos.
  5. Invierte tiempo, energía y dinero para mejorar la educación que das a tus hij@s. Si haces esto las probabilidades de encauzar la situación aumentan considerablemente.
  6. Busca nuevas experiencias a compartir con tus hijos: llévatelos a un parque de atracciones, a conducir un kart, a un zoo, haz algún deporte de riesgo ;-). No sé, intenta buscar algo novedoso e interesante que hacer.
  7. Sé sincer@ con ellos: ábreles tu corazón, diles que son lo que más amas en el mundo, que te duele esta situación, que ¡necesitas que tu hijo sea el que te ayude a ti! Recuerda buenos momento que viviste con ellos en la infancia y diles que quieres encontrar esa conexión.
  8. Sé firme en tus decisiones, no dudes y mantén un estilo de vida honesto con lo que estás predicando a tu hijo. Da ejemplo y hazle ver lo bien que te va y las ventajas que tiene llevar un estilo de vida como el que tú llevas.
  1. Acepta y abraza el cambio: a muchos padres les descoloca el cambio que se produce en sus hijos. Es ley de vida. Adáptate al cambio.
  2. La música amansa a las fieras: a casi todos los adolescentes les encanta la música. Adéntrate en sus gustos musicales y proporciónales todo aquello que pueda potenciar esa afición. Es una excelente manera de acercamiento a las fieras. Ya lo dijo el malogrado Kurt Kobain: “La música es sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que sea bueno y tenga pasión, que la música sea el alimento del amor.”
  3. Es necesario tener bien claro cuál es la causa de su comportamiento.
¿Por qué se comporta así? Las relaciones sociales en esta época de la vida son muy importantes. Puede que tengan problemas en el colegio, con su círculo de amigos u otro tipo de motivos.
Si conocemos bien al enemigo podremos vencerlo más fácilmente. Referencia

Fuente: https://www.recursosdeautoayuda.com/consejos-para-padres-con-hijos-rebeldes/

jueves, 19 de julio de 2018

10 frases para comunicarnos de manera positiva con nuestros hijos

Nuestra manera de expresarnos influye mucho en cómo nos relacionamos con los demás, ya sean niños, adolescentes o adultos, en concreto en las siguientes situaciones:
• Cuando queremos pedirle a alguien que haga algo.
• Cuando queremos recordarle a alguien una norma o límite.
• Cuando queremos indicar a alguien que lo que está haciendo no nos gusta o no nos parece bien.
Estas situaciones se producen muchas veces al día, especialmente cuando tratamos con niños. Y nuestra manera de expresarnos influye mucho en la respuesta que vamos a recibir por parte de la otra persona.

Decirlo con o sin asertividad


Esto tiene mucho que ver con la comunicación asertiva. La asertividad es la actitud que tiene una persona al expresar su punto de vista de un modo claro y de una forma totalmente respetuosa ante el interlocutor.
Por ejemplo: Mi peque de 4 años quiere ir al parque, pero tiene sus juguetes tirados por todo el suelo del salón. Puedo hablarle de varias formas:
  • Como no recojas tus juguetes te quedas sin ir al parque
  • Hasta que no recojas los juguetes no nos vamos al parque
  • Iremos al parque en cuanto termines de recoger tus juguetes

¿Cuál de estas frases te suena mejor?


Si te las dijeran a ti, ¿cuál de ellas te animaría más a recoger tus juguetes de buena gana?
El simple hecho de elegir una u otra de estas frases puede marcar la diferencia entre una comunicación efectiva y una lucha de poder (y como seguramente ya has comprobado en tu vida, las luchas de poder no conducen a nada bueno… al final nadie gana).
No tiene mucho misterio, somos más proclives a hacer algo que nos piden si lo percibimos de manera positiva, sin agresividad ni amenazas.

Desaprender para aprender asertividad


Lo complicado es ponerlo en práctica en el día a día, porque supone “desaprender” frases y maneras de expresarnos que tenemos muy arraigadas desde nuestra propia infancia, y sustituirlas por expresiones más positivas.
La clave es la práctica, al principio cuesta un poco buscar la manera de decir una determinada frase de manera positiva pero cuando te acostumbras llega un momento en que ya te sale solo.

10 frases para comunicarnos de manera positiva con nuestros hijos


Aquí tienes 10 expresiones habituales y su versión más positiva. No tienes que utilizar estas frases, se trata de ejemplos para que te hagas una idea y puedas crear tus propias expresiones positivas a tu medida.

Practica hasta que sean automáticas


Algo que suele funcionar muy bien es pensar en qué situaciones utilizamos este tipo de frases y practicar la nueva frase que queremos empezar a utilizar. Si ya lo hemos “ensayado” en frío nos resultará más fácil tener lista esa nueva expresión cuando necesitemos utilizarla en caliente.
Es posible dar una vuelta a esas expresiones que utilizáis habitualmente con vuestros hijos y que sentís que ni funcionan ni os hacen sentir bien, utilizando las expresiones del cuadro anterior de la chuleta como ejemplo.
Seguro que se os ocurre la forma de expresar lo mismo de una manera más positiva, efectiva y respetuosa. Os animo a probarlo no solo con vuestros hijos sino también con adultos, ¡esto no tiene edad!
Cristina Tèbar, especialista en el método Montesori
Fuente: http://www.solohijos.com/web/10-frases-para-comunicarnos-de-manera-positiva-con-nuestros-hijos/