HONRO TU MEMORIA. MI AMADO HIJO ADRIÁN. MI AMOR PURO Y VERDADERO. MI ÁNGEL DE AMOR Y LUZ. ERES AMADO


Nadie más conocerá la Fuerza y el Amor de mi Amor por Ti, después de todo, eres el único que conoce cómo suena mi corazón desde dentro.
Honro tu memoria, mi amado hijo Adrián, mi amor puro y verdadero.

Mi Ángel de Amor y Luz.

Eres Amado siempre.

Mamá



HONRO TU MEMORIA AMADO HIJO ADRIÁN TE ENVÍO LUZ Y AMOR

HONRO TU MEMORIA AMADO HIJO ADRIÁN

TE ENVÍO LUZ Y AMOR


EN TU MEMORIA MÍ AMADO HIJO ADRIÁN.

CLIC AQUÍ: Encienda una vela. Bendiciones

GRACIAS




HIJO MIO ADRIAN. ERES AMADO


GRACIAS A TOD@S POR COMPARTIR

BENDICIONES

����������������



❤❤❤☀❤❤❤☀❤❤☀❤❤Altar en memoria de mi amado hijo Adrián. Te envío Luz y Amor❤☀❤❤☀❤❤❤☀❤❤☀❤❤❤☀❤❤☀❤❤❤


“Perdónate por no saber lo que no sabías antes de aprenderlo

Adrián hijo mío amado, eres Luz y Amor puro y verdadero

La mariposa misma es el cambio, es un ser que mediante un duro esfuerzo atraviesa una larga y lenta metamorfosis para convertirse de oruga a mariposa. La mariposa es entonces un símbolo de evolución, de belleza, de gracia, de la naturaleza y de la vida misma, pasa de arrastrarse en la tierra a tocar el azul del cielo con una sensación de libertad y ligereza, su capacidad de transformación encarna los cambios, evolución y potencialidades del ser.
Bendiciones

Seguimiento a través de Google

Compañeros de ruta: Gracias por compartir

Para traducir el Blog a otro idioma

Bendiciones


La Transformación de mi hijo, me esta transformando a mi. Mi Amor puro y verdadero. Mi Ángel de Amor y Luz.
Mostrando entradas con la etiqueta Vida después de la vida. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Vida después de la vida. Mostrar todas las entradas

viernes, 7 de septiembre de 2018

¿Existe la muerte?


 Honro tu memoria mi amado hijo Adrián.

Entrevista a la Dra. Luján Comas, que tuvo lugar en Albacete durante el IX Congreso Vida después de la vida, los días 29 y 30 de Octubre 2016. DRA. LUJÁN COMAS Licenciada en medicina y cirugía por la Universidad de Navarra, especializada en anestesia y reanimación y más concretamente en la anestesia en cirugía cardiaca y en el equipo pionero de trasplante de pulmón además de especialista en terapia neural y homeopatía. Cofundadora de la asociación sin ánimo de lucro Merrylife para la evolución de la conciencia. Profesora de Terapia Neural en los cursos del Colegio de Médicos y en el máster de esta especialidad en el hospital San Juan de Dios durante muchos años. Escritora del libro: "¿Existe la muerte ? Ciencia vida y trascendencia" Junto a Anji Carmelo. Ha participado en diferentes programas de radio .: "viure des de l' essencia",l' ofici de viure", radio estel en el programa: " compromís ciutadà", radio Murcia, radio Europa FM, radio Andorra. En TV en la xarxa de tv catalana con "el vol de la papallona", "viure des de l' essencia" y tv3 millenium, tv on line en el programa: " conversaciones que inspiran". Tv 2 millenium:" Más allá de la vida". Conferencias y participación en diversos foros en Barcelona, Gerona, Albacete, Alcoy, Andorra, en la sala científica del museo del monasterio de S Cugat, Hospital Universitario de Elche, Universidad de Lleida, Fundación Oncolliga de Girona Blog en Duelia la primera red social en el proceso de enfermedad y muerte.
Clic aquí: ¿Existe la muerte? Entrevista a la Dra. Luján Comas

miércoles, 5 de septiembre de 2018

La vida después de la vida. Entrevista a la Dra. Lujan Comás.

Honro tu memoria mi amado hijo Adrián.

Entrevista del Dr. Josep I. Caldera a la Dra. Luján Comas, licenciada en Medicina y Cirugía, especializada en Anestesiología y Reanimación además de otras especialidades complementarias como Medicina Holística, Homeopatía, Terapia Neural o Sintergética. Nos habla en esta entrevista de Ciencia, Vida y Trascendencia.

Clic aquí: La vida después de la vida. Entrevista a la Dra. Lujan Comás.

lunes, 3 de septiembre de 2018

La muerte

Este Vídeo forma parte del material extra de la película "Yo, libre: Un viaje al instante presente" dirigida por David del Rosario y protagonizada por Sergi Torres. Para ver la Película íntegra o para más información: www.yolibrelapelicula.com facebook.com/yolibrelapelicula

LA MUERTE

La muerte no es el final. Dra. Luján Comas


MÁS ALLÁ DE LA LUZ. 28 de abril en Valencia: http://www.holisticoonline.com/v-cong... Dra. Luján Comas: Licenciada en medicina y cirugía por la Universidad de Navarra. Ha trabajado en Barcelona durante 32 años en el Hospital Valle de Hebrón, especialista en anestesia y reanimación y más concretamente en la anestesia en cirugía cardiaca y en el equipo pionero de trasplante de pulmón. Ha escrito el libro: “Existe la muerte? Ciencia, vida y trascendencia” junto a Anji Carmelo. El sábado 28 de abril impartirá la ponencia “Quién tiene una ECM, sabe que la muerte no es el final” en el congreso Más Allá de La Luz, que se celebrará en Valencia con ponentes de la talla de la propia Dra. Comas, Marylin Rossner, Miguel Pedrero o Mikel Lizarralde. Más información sobre el congreso: http://www.holisticoonline.com/v-cong...



¿Existe la muerte?. La muerte no existe.

Honro tu memoria mi amado hijo Adrián.

JORNADA ¿Existe la muerte?- Sábado 6 de octubre 2018

  • Impartido por: 

    Dr. Pim Van Lommel
    Dr. Vicente Arráez
    Dra. Inma Nogués
    Dra. Luján Comas
    Doctora en Metafisica Anji Carmelo
  • Fechas: 
    Sábado 6 de octubre 2018
  • Horario: 
    9:15 h a 19 h
  • Precio: 
    Inscripciones: 
    Hasta el 15 septiembre: socios 30€ / no socios 35€.
    A partir del 16 de Septiembre: socios 45€ / no socios 50€
    El mismo día en la entrada: socios 45€ / no socios 50€
    Ingresos en CaixaBank - cuenta. ES95 2100 3436 5122 0007 1494
    Indicar nombre y apellidos (si es posible para facilitar la organización de la jornada enviar comprobante de inscripción al correo: merrylife@merrylife.org)
    Todos los beneficios del evento serán destinados a la Asociación Merry Human Life Society
    Lugar: 
    Blanquerna - Universitat Ramon Llull
    C. Císter,34- 08022 -Barcelona
La consciencia perdura más allá de la muerte. No es una teoría esotérica ni el título de una película de ficción. Ya son muchas las pruebas científicas que lo demuestran, a través de experiencias de personas que han fallecido y que gracias a la reanimación han vuelto a vivir.
Tenemos claro que cuando morimos perdemos nuestro cuerpo físico. Pero, si según la ciencia continúa existiendo la capacidad de percibir sonidos e imágenes, de reconocer a las personas del entorno, de tener recuerdos y revisar la propia vida…. ¿Existe la muerte?
Desde la Asociación Merry Human Life os invitamos a una conferencia inédita con expertos de alto nivel que nos hablarán de la vida y la muerte desde un enfoque científico y espiritual. Una oportunidad única para reflexionar sobre la continuidad de la consciencia y comprender que si cambiamos la manera de vivir la muerte, cambiaremos la manera de vivir nuestra vida.

¿Qué es la muerte? Elisabeth Kübler Ross.

Honro  tu memoria, mi amado hijo Adrián.

Para darle un nuevo significado a ese momento sagrado que es la muerte, para desmitificarla y abrirnos a una amorosa y sabia comprensión de lo humano, nada mejor que las palabras de esta gran maestra del corazón.

La Dra. Elisabeth Kubler-Ross (1926-2004), psiquiatra suiza, fue una de las primeras personas en estudiar honestamente la relación que tenemos con la muerte. Ella ha sido una de las más famosas expertas en materia de la muerte

jueves, 30 de agosto de 2018

Elisabeth kubler-Ross - la muerte - la nueva vida


Honro tu memoria, mi amado hijo Adrián. 


La Dra. Elisabeth Kubler-Ross (1926-2004) fue una de las primeras personas en estudiar honestamente la relación que tenemos con la muerte. Ella ha sido una de las más famosas expertas en materia de la muerte y ha trabajado con miles de pacientes terminales. Ha estudiado 20,000 casos de gente de todo el mundo quienes han sido declarados clínicamente muertos y quienes después han regresado a la vida. Algunos despiertan naturalmente y otros son reanimados.

martes, 28 de agosto de 2018

“Lo Que Sucede Cuando Morimos” según Elisabeth Kübler-Ross.

Honro tu memoria mi amado hijo Adrián. 

Según la experta en muerte, quizás la más influyente de estos tiempos, la Dra. Elisabeth Kübler-Ross, la muerte humana se compara con la hermosa transformación de una mariposa.  Para ella la muerte es el nacimiento o despertar a otra vida.  Este vídeo te muestra claramente cual era su entendimiento sobre la muerte después de muchos años de investigación. Míralo con atención! Quizás te pueda dar otra perspectiva de la vida y de la muerte que no habías considerado.

Morir es mudarse de una casa a otra mucho más bella”


La Dra. Elisabeth Kubler-Ross (1926-2004) fue una de las primeras personas en estudiar honestamente la relación que tenemos con la muerte. Ella ha sido una de las más famosas expertas en materia de la muerte y ha trabajado con miles de pacientes terminales. Ha estudiado 20,000 casos de gente de todo el mundo quienes han sido declarados clínicamente muertos y quienes después han regresado a la vida. Algunos despiertan naturalmente y otros son reanimados.

jueves, 16 de agosto de 2018

Esta vida terrestre



Desde la ventana de su consultorio se ve una avenida larga, larga, que parece que llegara al cielo. Adentro hay dos sillas reclinables de cuero blanco. En una de ellas se sentó hace doce años Catherine, una chica norteamericana que llegó a la consulta del doctor Brian Weiss, porque padecía de fobias, ansiedades y ataques de pánico.
El apacible psiquiatra norteamericano, graduado como doctor en medicina en la universidad de Yale y experto en sicofarmacología, química cerebral y enfermedad de Alzheimer, la trató como trata a cualquiera de sus pacientes. Pero esta mujer le cambió su vida. O sus vidas.
En medio de una regresión hipnótica, Catherine comenzó a hablar de cosas que le habían sucedido en 1863. Ella solo tenía 27 años, y el doctor Weiss lo notó al instante: Catherine había reencarnado.
En aquella época, Brian Weiss era el jefe de siquiatría del hospital Mount Sinai, de Miami Beach, y Catherine trabaja como técnica del laboratorio del mismo centro médico. Las regresiones hipnóticas siguieron ocurriendo semanalmente, y la mejoría de la paciente fue notándose más y más. Un día, mientras Catherine, sentada en el sillón de cuero blanco, pasaba de una vida a otra y le contaba a Weiss lo que veía, su voz se transformó: Su padre y su hijo están aquí , le dijo. Su hijo murió porque tenía las arterias del corazón invertidas. Su alma estaba muy avanzada y su muerte pagó las deudas de ustedes, sus padres .
Este testimonio, que provenía de un sabio , le volvió a cambiar la vida al doctor Weiss.
Los sabios son como ángeles de la guarda que nos guían entre vida y vida. Seres que no están dentro de sus cuerpos y que han adquirido tanta sabiduría a través de las lecciones de fe, esperanza, caridad y amor, que cuando mueren no tienen que regresar a este plano en que nosotros vivimos, sino que se dedican a ayudarnos. Y uno de ellos me estaba hablando por intermedio de Catherine. Ella no tenía cómo saber la muerte de mi hijo. El murió en 1971, a los 23 días de nacido. Las venas que llevaban el oxígeno a su corazón estaban invertidas, como si su corazón estuviera al revés. Catherine tampoco tenía por qué saber el nombre de mi padre, y me lo dijo. También me aseguró que a mi otra hija le habíamos puesto Amy en memoria de mi padre. Catherine decía la verdad .
Un día, mientras estaba duchándose, Brian Weiss decidió escribir un libro contando su experiencia con Catherine. El resultado fue Many Lives, Many Masters (Muchas vidas, muchos sabios). Este libro se convirtió en un best seller, y desde su publicación en 1988 ha sido traducido a doce idiomas.
Desde entonces han pasado cuatro años; Weiss ahora tiene su consulta privada al sur de Miami y sigue cobrando los mismos 200 dólares que cobraba cuando no era famoso. Pero ni el dinero, ni la fama, ni el tiempo son importantes para él. Su única misión en este momento, si es que para él existe el presente, es tratar de demostrar que hay más vidas y que la muerte no existe.
No podemos recordar nuestras vidas pasadas porque sería mucho peso para nuestro cerebro. De hecho, de nuestra juventud solo recordamos los momentos claves. Uno recuerda mediante las regresiones hipnóticas, y creo que ahora, en los 90, la raza humana está como más preparada para recordar. Cada ser humano escoge su nacimiento, sus padres y hasta su muerte. Cada vida es como una escuela, y estamos aquí para aprender. Las lecciones son de amor, fe, esperanza y caridad .
Que es el karma? Son las deudas que cargamos de vidas pasadas, y que se supone que paguemos mediante las lecciones que mencioné anteriormente. En mis pacientes he encontrado patrones que se repiten. Por ejemplo, abusos entre dos personas que pueden ser esposos, padre e hija, enemigos... Hasta que ellos no rompan esas cadenas mediante el perdón y el amor, no se deshacen de ese karma. No hay que sufrir, necesariamente, para aprender. No tiene que ser ojo por ojo y diente por diente. Y no es tan fácil como si me hiciste algo malo en esta vida, me voy a vengar en la próxima . Muchas veces, ni siquiera pagamos nuestras deudas con la misma persona. Hay veces que no tenemos que pagar, y eso pasa cuando nos damos cuenta del mal que hacemos, y prometemos no volverlo hacer. Es muy común reencarnar en grupo, y esto tiene que ver con ese karma. Al volver una y otra vez con las mismas personas, usted las ayuda a pagar sus deudas, y ellos a pagar la suyas. Las almas siempre son las mismas. No creo que haya almas nuevas, todos ya hemos venido alguna vez. También creo que hay diferentes niveles de cielo. Mis pacientes han descrito esos cielos como una gran luz. Esto que vivimos es el infierno, aquí es el aprendizaje por medio del fuego porque dentro del cuerpo hay emociones y dolor. Este plano en que vivimos es el más difícil. Entre una vida y otra, también aprendemos. Una vez tuve el caso de un hombre de negocios latinoamericano que tuvo una relación tormentosa con una mujer de Louisiana. Descubrimos mediante la hipnosis que él la había matado en cuatro vidas anteriores. Después de la regresión, el problema se solucionó .
Cuánto tiempo puede haber entre vida y vida? De acuerdo con mis investigaciones, hay gentes que han regresado siglos después de haber muerto. Otras almas han regresado a los ocho meses. Uno muere y a los ocho meses comienza el embarazo. Es más, su bisabuela, por ejemplo, puede ser hija ahora .
Qué son los fantasmas? Pueden ser espíritus que no han regresado al cuerpo. Eso fue lo que pasó en la película Ghost. Antes de ir a otro sitio, ellos vagan de un lado a otro. Yo los llamo espíritus. Hay algunos que no regresan, y son los llamados ángeles. Creo que hay diferentes niveles espirituales de acuerdo con las lecciones de fe, esperanza, caridad y amor que usted haya aprendido durante su vida. Los más desarrollados espiritualmente se convierten en ángeles de la guarda, y nos enseñan. Son los maestros .
Qué es el futuro? Por que hay personas que lo pueden predecir? El futuro es un sistema de probabilidades y siempre se puede cambiar. Durante nuestra vida, estamos destinados a conocer a ciertas personas, pero una vez que las conozcamos, es decisión nuestra lo que pueda pasar. Uno puede influenciar en su propio futuro .
Existe el karma nacional? Se podría decir que el sida es el karma del mundo? Sí. Yo he trabajado con gentes que murieron en la Segunda Guerra Mundial. Estoy aprendiendo ahora el karma de Alemania. Ellos tienen que volver a pagar lo que el mundo sufrió por ellos. Yo diría que el sida sí es el karma del mundo. Tiene que ver con nuestra actitud como planeta. Tenemos que aprender a mejorar, a no abusar. Todas las almas son iguales y no importan ni la raza ni la religión. Creo que el sida es un mensaje de reflexión .
Cómo han reaccionado la Iglesia católica y la ciencia ante su libro? No ha habido una reacción organizada a mi libro. He dado conferencias y hay mucho interés espiritual. Se sabe que el Vaticano tiene un gran volumen de literatura sobre la reencarnación, y yo he averiguado que el cristianismo, en sus principios, aceptó el concepto. Sin embargo, por razones políticas, lo abolió en el año 300 después de Cristo, ya que le convenía hacer creer que había que obedecer las leyes políticas para rendir cuentas el día del Juicio Final. En la Biblia, por ejemplo, Juan, el Bautista, le pregunta a Jesús si El es Elías que ha regresado. Regresado? Los apóstoles también preguntan si los ciegos nacen ciegos por los pecados que cometieron... Cuándo? Esto no es nuevo. Lo que pasa es que no lo creemos cuando viene alguien de otro continente, con turbante, a decírnoslo. Pero sí creemos en los científicos, así que es bueno que la ciencia lo investigue. Ahora, mis colegas me cuentan historias de sus pacientes. La reacción de los médicos hispanos ha sido más positiva, y eso demuestra que ellos combinan la espiritualidad con la ciencia y la sicología. Los médicos necesitan mucha valentía para revelar lo que han investigado. Yo recibo cartas de todas partes, pero mucho más de Latinoamérica. Parece que los hispanos son más espirituales que los anglos. El veinte por ciento de mis pacientes son hispanos.
Cómo se observan las experiencias tenidas en vidas pasadas cuando uno está hipnotizado? A veces ocurre como si las viéramos en la pantalla del cine o la televisión. Yo trato de que la persona se relaje. Le digo que se mire los pies, que observe cómo son sus zapatos, que se mire las manos, que observe la geografía. Hay veces en que mira la escena, otras veces se meten en ella. Por eso es que a veces puede hablar otros idiomas. Cuando el paciente asegura que flotó , eso tiene dos significados. Flotar como un aeroplano que se acerca más y más y entra en las vidas; o ver como una luz, como estar en el cielo. También existen las experiencias extracorporales que pueden ocurrirle a todo el mundo. Las personas salen de su cuerpo. Esto ha ocurrido algunas veces cuando se está operando a un paciente, y este sale del cuerpo y escucha todo lo que está pasando a su alrededor. Precisamente, conozco el caso de una señora que salió de su cuerpo mientras la operaban y escuchó a su cuñado en la sala de espera del hospital diciendo que ojalá que esa vieja no se recuperara. Después, cuando ella regresó de la anestesia, recordaba todo .
Un nuevo libro llamado Through Time into Healing (Cura a través del tiempo) que nacerá el próximo verano y en el que recopila más de cien historias de diferentes pacientes y colegas suyos, es el proyecto próximo de Brian Weiss. Pero, qué planea ser en su próxima vida? Me gustaría ser profesor y seguir enseñando , responde con esa voz que pone a viajar la mente. Cualquier cosa que me permita hacer eso sería maravillosa. Aunque sinceramente le digo que también planeo graduarme algún día y no regresar . * Esta entrevista fue publicada en la revista Cristina en Estados Unidos.

Fuente: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-14589

martes, 14 de agosto de 2018

“Bailando en el campo” – Fragmento del libro Los Milagros Existen, de Brian y Amy Weiss

Eres amado siempre, mi hijo, mi Ángel de Amor y Luz
Cuando perdí a Ludmila una de las preguntas que me hice muchísimas veces fue si ella volvería en esta vida, en forma de otro hijo. Durante un tiempo quise creer que sí. Pero hoy creo que cada hijo es un regalo del cielo, único e irrepetible que viene a llenar nuestra vida de luz, de enseñanzas y luego parte a un lugar en donde nos esperan, para estar alma con alma juntos para siempre. Como siempre fue y siempre será. 
Parte de mi creencia viene de haber leído los libros del Dr Brian Weiss y hoy les traigo un fragmento de su último libro, de todas las historias de sus pacientes lo que leí esta fue la más perfecta y reconfortante.
Si no saben quién es el Dr Weiss, es un psiquiatra estadounidense especialista en terapia de regresión a las vidas pasadas. El descubrió cómo nuestra alma (que es única) va cambiando de cuerpo en muchas vidas hasta que aprendemos las lecciones vitales inherentes al ser humano, tenemos que perderlo todo y también tenerlo todo. Amar y sentir abandono, ser sanos y enfermos, para llegar a ser un alma con sus lecciones aprendidas. 
Si quieren más info dejo un link a su web (http://www.brianweiss.com/)  
Ahora sí, los animo a leer esto, parece largo pero créanme, si están aquí por haber perdido un hijo…. se lo van a leer en dos minutos y van a quedar con ganas de más 
(Esta es una historia real de una de sus pacientes, en este caso fue paciente de su hija Amy también psicoterapeuta)
Jessica, maestra de treinta y tantos años de pelo rubio, ojos azules y voz suave, condujo durante horas desde el centro de Florida para verme en la consulta. Había tenido dos hijos en cuyo parto se había practicado una cesárea. Se había quedado embarazada por tercera vez, de un niño sano.
Había decidido parir a Elliot de forma natural en su casa, pero durante el proceso se reventó el útero, se desprendió la placenta y el bebé sufrió una carencia fatal de oxígeno mientras era trasladado a toda prisa al hospital. Lo conectaron de inmediato a una máquina para mantener las constantes vitales, pero era demasiado tarde. Murió solo diez días después.
Mientras Jessica me contaba su historia, se me hizo un nudo en la garganta. Nadie merece la experiencia de perder un hijo: la mujer sentada frente a mí era tan buena y discreta que yo no podía imaginar por qué iba a pasarle a ella algo tan demoledor. Tampoco podía imaginar la muerte de mi hijo, y menos aún la tremenda decisión mía que pudiera haber influido en ese desenlace. Jessica había leído los libros de mi padre y encontrado cierto consuelo. Acudía a otro terapeuta que la ayudaba en su
proceso de pérdida. Yo estaba afrontando: me parecía un éxito que simplemente se levantara por la mañana, pusiera un pie delante del otro y sobreviviera un día más. Sin lugar a dudas, la apariencia dulce de Jessica ocultaba la dureza del acero. De todos modos, era como si llevara el dolor en el exterior del cuerpo. Yo alcanzaba a verlo, casi podía estirar el brazo y tocarlo. Su infinita profundida me asustaba: yo era una terapeuta bastante novata, cuando menos en el campo de la hipnosis, y tenía miedo de que el viaje hasta mi consulta hubiera sido para ella una pérdida de tiempo. ¿Qué demonios podía decir o hacer yo para mitigar el sufrimiento de Jessica? Y qué podía causar siquiera una mella en esa clase de dolor?
Jessica describió las dificultades que había tenido con sus médicos en el parto de sus dos primeros hijos. Su suave voz subió de tono al hablar de la desconfianza hacia ellos, de los errores clínicos cometidos y de cómo, comprensiblemente, esos errores la habían impulsado a escoger un método diferente para traer al mundo a Elliot. Había investigado escrupulosamente las ventajas y los riesgos de un parto vaginal tras dos cesáreas. Había tomado una decisión con total conocimiento de causa, y
teniendo en cuenta lo sucedido con los dos primeros nacimientos, no había duda del porqué de su resolución. Cuanto más hablábamos de Elliot, más intentaba yo separarlo de su trauma, pero tuve la sensación de estar ahí con ella como si, aunque los cuerpos estaban hablando, las almas se sostenían juntas por el aire, mirándose una a otra con ojos tristes e incrédulos. Puede la vida llegar a ser tan dolorosa? Y cuando lo es indefectiblemente, como superarlo?
Cuando Jessica planteó el hipotético escenario de tener otro hijo, su enojo se disolvió en puro pánico. Que sería lo correcto? Iba a confiar otra vez en los médicos? Y si cualquier decisión resultaba errónea? Había pensado mucho en su pasado y su futuro, y a todas luces las preguntas sobre ambos le causaban gran aflicción.
Cuando hipnoticé a Jessice y la llevé a una vida anterior, lo primero que vio ella fueron solo colores imprecisos en forma de olas y puntos. Parecen solo luces, dijo, y durante los diez minutos siguientes no hubo nada más, en efecto, solo luces. Oh, no, pensé, juntando literalmente mis manos para rezar mirando al techo, agradecida por que mi paciente tuviera los ojos cerrados. Ángeles, Dios, quienquiera que esté ahí arriba, tenéis que hacer algo más. Yo rezaba con cada paciente pidiendo ayuda y energía curativa, pero ese día no fue una solicitud convencional.
De repente, en medio de esas formas lumínicas palpitantes, apareció en la mente de Jessica la imagen de un delantal. Gracias, dije al cielo, exahalando un suspiro de alivio. Jessica se veía como una mujer joven en un gran porche, algo que recordaba a La casa de la padrera. Estaba apoyada en un poste, sudando a causa del sol estival y el ejercicio físico. El trabajo era duro y estresante, una carga pesada. Jessica notaba la tensión en el cuello y los hombros, debida no solo al trabajo manual sino también a
una soledad aplastante. Se daba cuenta de que quería hijos y una familia, pero no los tenía. “Es todo muy duro”. Y suspiró.
Nos desplazamos hacia adelante en el tiempo hasta esa noche en que la mujer estaba tendida en la cama, pensando en si cogía o no la Biblia en la mesilla, pero se notaba demasiado cansada para hacer siquiera ese gesto reconfortante. Jessica vio a la mujer sollozar, sentirse a la vez triste, frustrada e inquieta. Tenía una casa grande, pero suponía para ella una tarea abrumadora, y la zona rural en que vivía estaba aislada, exluía la posibilidad de hacer amistades. Los vecinos del lugar la consideraban
afortunada: poseía una casa enorme, ese gran porche delantero, una vaca. Sin embargo, ninguno de estos bienes la hacía feliz. Aunque solo tenía veintitantos años, parecía sentirse demasiado cansada y triste para vivir.
Volvimos a avanzar en el tiempo, pero nos encontramos más de lo mismo: la mujer, trabajando con ahínco en el patio, esforzándose tan solo para sobrevivir en esa existencia sombría. Y entonces Jessica vio una niña pequeña que bailaba y jugueteaba en la tierra al rededor de la mujer “No la ve” dijo confusa, “pero la niña está bailando, bailando sin parar”. Vio también a un hombre: el esposo, de pie a cierta distancia en un lado del porche. Él y la niña estaban unidos a la mujer, la amaban mientras trabajaba, mientras permanecía sentada en el porche y lloraba, pero ella no sabía que estaban allí. Transida de dolor, solo era consciente de su soledad.
De dónde procedía ese abatimiento? para averiguarlo, retrocedimos. Había un accidente, El carruaje que llevaba a la niña y al esposo había volcado, con lo que ambos había muerto en el acto. La mujer no iba con ellos; quería ir, lo había planeado, pero por algún motivo en el último momento se quedó en casa.
Los amaba mucho y se sintió terriblemente culpable y responsable de sus muertes. “Pero no fue culpa suya. Los accidentes ocurren, sin más” Dije pensando también en Elliot. Jessica asentía con lágrimas con ojos, pero no parecía creerme. “Da la impresión que lamenta no haber estado allí con ellos” dije en voz baja. “Oh sí” gimió ella.
La mujer vivió largos y slitarios años. Trabajó durante toda su vida junto al porche, donde su esposo la observaba solo con amor en la mirada y su hija, dando vueltas ajena a todo, bailaba junto a ella un día tras otro.
Mientras Jessica flotaba más allá de su viejo cuerpo empezó a menear la cabeza, como si no creyera lo que hubiera vivido. “No tenemos que amargarnos!” dijo, “Ella podía haber hecho mucho bien” La mujer se había quedado tan inextricablemente empantanada en el dolor y la pérdida, que ya no se recuperó jamás.
Pensando en la Jessica de ahora, pregunté: En todo caso, cómo habría podido recuperarse de esa clase de pérdida?
Muy fácil, contestó Jessica, sonriendo, “sólo tenía que verlos bailar a su alrededor”
La pequeña y el esposo, al aparecer religiosamente cada día en el patio delantero, intentaba decirle que estaban bien, que la querían y que nunca la habían dejado; sin embargo, ella no veía nada.
“Lo pasaba mal… no tenía por qué. Eran tan, tan felices” dijo Jessica. “Se trataba de amor, de puro amor que manaba de ellos y se detenía justo frente a ella! Y no lo percibía”
Fue una extraordinaria lección que ayudó a Jessica a mitigar algunos de sus actuales sentimientos de  pesar. Por increíble que parezca dado el reciente trauma  experimentado con su hijo, su sufrimiento era opcional, innecesario. Solo tenía que ver bailar a la pequeña cerca de ella. Si sabe que Elliot muy probablemente sigue amándola no lejos del aire que respira, no tendrá motivos para volver a sentir ese dolor insoportable.
Al día siguiente en la sesión que hicimos juntas, Jessica entró y salió de numerosas vidas pasadas. En una, era la hija de una especia de curandero hermético, un alma sabia y avanzada a su tiempo; a la larga, ella tuvo su propia familia pero murió joven, dejando a un niño pequeño al que amaba. Jessica creía que el niño de esa vida era Elliot. “Es como si esta vez nos hubiéramos intercambiado el sitio. Yo le dejé pronto en aquella vida, él me ha dejado pronto en esta. Vaya”, dijo, comprendiendo de pronto “En esta vida él no me castigaba en absoluto. Solo me mostraba cómo era eso de ser abandonado en vez de ser el que se vaya pronto. Pero el amor no desaparece. Nosotros sí, el amor nunca” Percibía que, en la regresión, Elliot también era su amado padre. “Parecía entenderlo todo” añadió, “Era muy cariñoso. No le molestaba nada. Todo lo hacía con delicadeza y ternura para que la humanidad fuera mejor”
Las vidas de Jessica con Elliot eran innumerables, antiguas, surgían a lo largo de los años a medida que sus almas se trenzaban una y otra vez para enseñar, aprender, amar. No era casualidad que él hubiera aparecida en la vida actual de ella; estaba intrínsecamente vinculado a Jessica, de quien era una parte, si bien la forma, la relación y las circunstancias variaban siempre. Mientras estaba sentada frente a mí, su rostro cambió por completo. No se apreciaban arrugas de tristeza, ni ojos cansados; solo amor, felicidad, incluso entusiasmo. Por extraño que parezca, ni siquiera parecía ya humana; con su color rubio y su expresión beatífica, era realmente como un ángel, un espíritu dichoso, resplandeciendo con una paz que iba más allá de las palabras. Estaba radiante, y la luz transformaba todas y cada una de sus partes.
Se acababa el tiempo. No creo que Jessica pudiera llegar a ser más feliz, lo que suena un tanto retorcido si tenemos en cuenta la razón por la que había venido a verme. Presenciarlo fue algo increíble.
Trabajas bien, le dije al cielo. Concluí la sesión llevando mentalmente a Jessica a un tranquilo campo de flores silvestres y haciendo que visualizara a su guía, que se reunía con ella para orientarla sobre cómo podía seguir curándose también tras salir de la consulta. El guía de Jessica, su sabio y bondadoso maestro, era, por supuesto, Elliot. Ella se imaginaba sosteniendo el pequeño cuerpo de bebé que comenzó a emitir una luz brillante. Elliot abrió los ojos. (Después de la sesión, Jessica se maravillaba de esto. “Nació clínicamente muerto. Nunca le vi los ojos”) En la mente de ella, Elliot le daba con la mano en la nariz y le guiñaba el ojo, como si estuviera diciendo “te he pillado!”, como si todo aquello, esa voltereta que daban juntos por tantas vidas, ese incesante borboteo de muertes y nacimientos sucesivos, no fuera más que una broma cósmica. Aquí, Jessica, como le sucedería a cualquiera, sufría por la pérdida de un bebé sano, el cuerpo y el cerebro súbitamente muertos, pero el propio Elliot no podía tomarlo en serio; lo único que tenía que decir sobre la cuestión era algo como “se acabó mi turno; ahora te toca a ti!”. Para Jessica, el bebé Elliot, que ahora estaba dándole palmaditas en la barbilla y haciéndole guiños, era sin duda el adulto y ella el niño: la de él era un alma vieja y afectuosa, realmente un maestro adelantado.
Cuando Jessica lo cogió en brazos, el cuerpo de él comenzó a desaparecer, disolviéndose en la luz  brillante cada vez más fuerte, cada vez más intensa, hasta ser él muy grande y estar más allá de los cuerpos, y su luz llenó el campo entero. Las flores silvestres, la hierba y el inmenso cielo azul resplandecían con su luz. El niño era más grande que Jessica, mayor que cualquier cosa imaginable.
Hice de nuevo reflexionar a Jessica sobre sus sentimientos de responsabilidad, sabiendo que un alma tan vasta que abarcara el mundo entero jamás podría apagarse debido a una decisión individual, un accidente único. Ella se limitó a reír, como si la propia pregunta que no había dejado de hacerse ya no tuviera sentido. “¿Quién tuvo la culpa de su muerte? Yo, los médicos, nadie. Da igual. Es que da igual”
A continuación, Jessica se vio embarazada, y enseguida con el bebé sano entre sus brazos en una habitación de hospital. Ese niño no era Elliot, pero estaba realmente con ella, un estallido de luz. “Está irradiando la habitación entera”, musitó ella. “Es como si las paredes percibieran rayos de luz. Él es todo, está en todas partes”
Mientras Jessica sostenía al nuevo bebé, Elliot sostenía a Jessica. El hijo besó la cabeza del bebé una y otra vez. No había tristeza ni dolor, solo el amo más puro mientras Elliot velaba protectoramente por elllos. Aunque Jessica no estaba segura de si ella y su esposo querían más hijos, recuerdo que analizó minuciosamente todos los detalles sobre planes, partos y médicos mientras pensaba en lo que pasaría, lo que podía pasar, lo que pasó.
Creí que le sería de ayuda saber cómo fue el nacimiento, pero ella sonrió mientras hacía caso omiso de la sugerencia como si fuera del todo irrelevante. “No importa. Son detalles humanos. La respuesta a su pregunta es que tuve una cesárea, pero da igual. Estoy dando el pecho” Bajó la vista al bebé que tenía en brazos, perfectamente consciente de que Elliot estaba presente en la habitación y en sus vidas. “Estoy dando el pecho” 
Jessica derramó lágrimas de alegría; yo también. Me sentí sobrecogida ante el alma infinita y el amor de Elliot. Nada podía hacerle daño, es decir, a ninguno de nosotros tampoco podía hacernos daño nada.
¿Qué margen hay en el amor para la pena? ¿Qué significa la muerte de una persona cuando podemos volver a estar con ella en nuestra mente, cuando podemos volver a abrazar su cuerpo y ella puede abrazarnos a nosotros, cuando por fin podemos verle unos ojos que jamás vimos con claridad aquí en la tierra?
Nuestros propios ojos siguen cerrados a todo el amor que nos rodea y sufrimos al imaginarnos solos o abandonados, cuando lo único que hemos de hacer es simplemente abrirlos para descubrir que nuestros seres queridos están bailando y bailando con nosotros en el campo hasta el fin de los tiempo.
-Amy Weiss
Fuente:  https://miraralcielo.net/2014/03/12/bailando-en-el-campo-fragmento-del-libro-los-milagros-existen-de-brian-y-amy-weiss/


viernes, 10 de agosto de 2018

miércoles, 25 de julio de 2018

Reiki para personas en tránsito

Si la persona cercana a la muerte está inconsciente, es muy importante la autorización de familiares o personas queridas para darle reiki, ya que el terapeuta debe respetar en todo momento los deseos y creencias de la familia.

Cuando tenemos un familiar o amistad querida en esa situación, solemos preguntarnos si estará sufriendo, qué recordará, qué sentirá, etc.

En esos momentos angustiosos y dolorosos es beneficioso que reciban reiki porque algunas personas no sólo sienten dolores físicos sino también mucho miedo sobre lo que les espera al otro lado… sumado a su temor y rechazo a dejar personas queridas y posesiones de esta vida.

También es recomendable que reciban reiki sus familiares y/o allegados para ayudarles a enfrentar el miedo a perder a la persona amada, ya que son momentos duros, dolorosos, y en algunas ocasiones podrían resultar traumáticos.

Todos nuestros miedos se resumen en uno: “Miedo a la muerte”.

Desde mi experiencia personal, cuando una persona en ese estado recibe reiki, se crea un vínculo muy fuerte entre el terapeuta y la persona cercana a la muerte. Mientras le doy reiki, le envío  mensajes de ánimo, valentía y fe en su travesía, en esos momentos percibo su alivio, su sosiego y su agradecimiento.

En esa confianza abandonan el cuerpo con paz, placidez y amor.

*Debemos tener en cuenta que no hay regla sin excepción, ya que algunas personas se resisten a abandonar su cuerpo por creencias religiosas y/o un miedo desproporcionado, alargando así la agonía mucho más que las personas confiadas y receptivas. Lo cual no significa que el reiki no sea efectivo en estos casos o en otros, simplemente no podemos ayudar a quien no quiere ser ayudado, debemos respetar su proceso, ya que cada cual tiene su estado evolutivo de conciencia y su crecimiento espiritual.

“A lo que te resistes, persiste” (Carl Jung)

*Si lo desea, puede leer la publicación: “La física demuestra que hay vida después de la muerte, pero nuestra mente no lo ve


Fuente: https://sanacionholisticasalamanca.wordpress.com/2014/01/09/reiki-para-personas-en-transito/

Honro tu memoria mi amado hijo Adrián
Eres amado

Mamá

viernes, 20 de julio de 2018

Qué hay Después de la Muerte. La muerte no existe

Qué hay Después de la Muerte, por Emilio Carrillo en la Feria del libro de Aznalcóllar (Sevilla) que tuvo lugar del 6 al 10 y del 20 al 22 de Abril 2018.
Emilio Carrillo
Economista, escritor (51 libros publicados y más de 500 artículos), conferenciante (más de 600 conferencias en 22 países de los cinco continentes), Experto Internacional en Desarrollo Local por Naciones Unidas y Técnico de la Administración General (como tal ocupa plaza de Subdirector de Área en la Diputación de Sevilla), ha desplegado una amplia labor académica, política y de gestión en Desarrollo Económico y Territorial y Hacienda Pública, materias en las que ha publicado 34 libros, siendo profesor de diversas universidades españolas y extranjeras, vicealcalde de Sevilla, vicepresidente de la Diputación hispalense y presidente de la Red de la Unión Iberoamericana de Municipalistas.
Compaginó siempre estas actividades con el interés por otros ámbitos temáticos. Pero fue a partir de una serie de experiencias vitales y conscienciales cuando su atención se centró prioritariamente en la Filosofía, la Historia, y, sobre todo, la Espiritualidad, campos en los que ha impartido multitud de conferencias y talleres y en los que es autor de 17 libros, como Los Códigos Ocultos (2005), Buscadores (2009), Amor: Vida y Consciencia (2012), Dios (2013) y Sin mente, sin lenguaje, sin tiempo (2015).
Es presidente de la Fundación Andaluza Nuevo Mundo (FANUM), patrono de la Fundación Espató y miembro del Consejo Asesor de la Red Sostenible y Creativa. Gestiona el blog El Cielo en la Tierra, que cuenta con cerca de dos millones y medio de visitas.
emiliocarrillobenito.blogspot.com.es/


¿QUÉ HAY DESPUÉS DE LA MUERTE?

miércoles, 18 de julio de 2018

Muerte, Renacimiento y el poder del Phowa

Por: Lama Ole Nydahl
La siguiente entrevista fue realizada por Tony Dylan Davis, en Marzo de 1994, en Calgary, Canadá


TONY: Una de las grandes fascinaciones de la humanidad es la muerte y lo que sobrevive a la muerte. Todas las religiones han sido fundadas sobre pólizas de seguro para la vida después de la muerte. Uno de sus temas en Calgary fue la muerte y el renacimiento en el budismo tibetano y aunque sé que éste es un tema importante, y que no podemos esperar cubrirlo totalmente, quizás una visión comprimida para los neófitos pueda ayudar.
OLE: Todo está basado en el entendimiento de la naturaleza de la mente en sí misma. Si miramos la mente, vemos claramente que tiene dos lados. Hay alguien que experimenta y algo que es experimentado, un océano y muchas olas, un espejo y sus imágenes. Uno encuentra tanto la conciencia, como aquello de lo que se es consciente. La mente es ambas cosas. Un examen de aquello que se ve través de nuestros ojos y se escucha a través de nuestros oídos le muestra al observador la naturaleza del espacio. Dado que no tiene color, peso, olor, tamaño ni forma, la mente definitivamente no es una cosa. Al mismo tiempo, hay una claridad que puede conocer y entender sin límite ni final.
Una esencia que es abierta, clara e ilimitada debe estar más allá del nacimiento o de la muerte. No ha sido construida, no puede deshacerse. Aún cuando la mente es penetrante e indestructible, rara vez la gente se da cuenta de su naturaleza subyacente. Los no meditadores la conocen principalmente a través de sus momentos de mayor alegría, como cuando hacen el amor, durante la caída libre en el bungee-jumping o antes de que el paracaídas se abra y las cosas vuelvan a ser ordinarias nuevamente. El resto del tiempo las personas están perdidas dentro de sus experiencias siempre cambiantes. Su vida son los sentimiento y los pensamientos que están adentro y el mundo que está afuera, los cuales, cambian permanentemente. Todos piensan que ellos son un "yo" o una "persona", que tienen un "yo", un "ego" o un algo que su mente habitual percibe como real, pero que si lo buscan, no pueden encontrar. No hay una partícula del cuerpo que permanezca, como tampoco permanece ningún pensamiento ni sensación condicionada. Sólo la clara luz de la conciencia permanece, que es la misma en usted, en mí y en todos los demás. Aún cuando esto es evidente, la gente experimenta la imagen en el espejo, no el poder reflector de éste. Se pierden entre sus experiencias y tienen poca conciencia de aquel que experimenta.


El entendimiento de que todo lo condicionado es transitorio, sin embargo no quiere decir que no tiene valor relativo. La causalidad funciona creando mundos interiores y exteriores, y aun cuando nada permanece igual, hay continuidad. Nada, físico o mental, queda desde el tiempo en que uno es niño hasta la época en que uno es adulto, pero sin lo primero no existiría lo último. Un suceso condiciona el siguiente y cuando el cuerpo muere la base sensorial y el objeto de identificación de este flujo se pierden.
Rápidas o lentas, las muertes pueden parecer diferentes. Sin embargo, siempre ocurre el mismo proceso: primero, la conciencia se separa de la piel y otros órganos sensoriales externos y se dirige al canal central interno del cuerpo. Mientras la conciencia disminuye, se pierde control sobre la parte sólida y fluida del cuerpo, su calor y su aliento. Entonces, gradualmente, las energías de los centros de la cabeza y de la parte baja del cuerpo se encuentran en el centro del corazón mientras la mente tiene fuertes experiencias de claridad y gozo. Alrededor de 20 ó 30 minutos después de haber respirado por última vez, hay una oscuridad total, después de la cual aparece una luz muy clara en el centro del corazón. En ese momento, la gente tiene una oportunidad única. Si ha meditado mucho, si ha mantenido sus lazos budistas y ha sido honesta consigo mismo, hay una posibilidad de reconocer y mantener esta luz, y en efecto, iluminarse. Entonces, no hay separación entre espacio y conciencia adentro y afuera, y uno es ilimitado. Todas las limitaciones personales se han deshecho, y uno puede tener incontables renacimientos en incontables universos con muchos poderes para ayudar a los demás.
No obstante, en la mayoría de los casos, los seres quedan inconscientes porque la luz es demasiado fuerte. Esta condición de inconsciencia dura cerca de tres días y al despertar, la gente usualmente, ni sabe ni quiere saber que está muerta. Por cerca de una semana, la mente continúa llevando la vida cotidiana reciente. Uno va a los lugares y ve las personas que conoce, pero ellas no pueden verlo a uno. Causa mucha confusión que debido a la carencia de un cuerpo, uno puede aparecer inmediatamente en un lugar con sólo pensar en él.


Diez días después de la muerte, después de estar una semana en esa situación, uno finalmente reconoce que está muerto. Esta experiencia es tan fuerte que se produce nuevamente un desmayo y cuando la mente emerge de esta segunda fase de inconsciencia, el mundo habitual ha desaparecido y el subconsciente cobra vida. Las impresiones más profundamente guardadas aparecen y en un periodo no mayor de cinco semanas y media maduran en una estructura psicológica que expresa la más fuerte tendencia mental desarrollada durante nuestra última vida. Si es orgullo o celos, apego o furia, avaricia o confusión, colorea la mente y, al mismo tiempo, la acerca a seres y lugares que corresponden a su contenido. Entonces, las buenas acciones producen renacimientos placenteros en lugares favorables y las acciones nocivas traen el sufrimiento tan generalizado en buena parte del mundo actual.
Siempre ha sido así. La mente se mueve sin cesar después de la muerte hasta encontrar el lugar preciso. Entonces, se despierta y empieza a proyectarse otra vez, como ha sido desde tiempos sin principio. Esto produce tanto los incontables universos como los diversos estados mentales de los seres: la mente permanecerá apegada a lo que es realmente su juego libre hasta tanto se reconozca a sí misma como la luz clara ilimitada.
Supongo que la pregunta que obviamente salta a la mente es: ¿ Cómo sabe usted todo eso?
Lo sé por diferentes razones, tanto personales como generales. ¿Le doy algunos detalles? Bueno. Primero, pertenezco al grupo de personas que tiene pruebas independientes de recuerdos de sus vidas anteriores. Yo no estoy diciendo que fuera un ángel, pero si tuve buenos amigos, exquisitas mujeres y mucha diversión en mis vidas pasadas. Estuve combatiendo a los soldados chinos, para proteger a la población civil de Tíbet Oriental. Ya a la edad de 2 ó 3 años en Dinamarca durante la guerra, tenía sueños recurrentes, peleando contra soldados con caras redondas y protegiendo hombres en túnicas. Así es como interpreté los hábitos de los monjes que después vi. Yo nunca había visto montañas, pues no existen en Dinamarca, pero de todas maneras hacía dibujos detallados de las empinadas laderas rocosas. Mi propio Lama, Decimosexto Karmapa me llamaba Mahakala (un protector budista) y el "General del Dharma". Además, nací con algunos signos en mi cuerpo que se supone significan que anteriormente realicé funciones de protector. En 1986, durante un viaje secreto a Tíbet Oriental, cuando visitamos lugares a los que ningún hombre blanco había llegado antes, mi encantadora esposa Hannah y yo reconocimos lugares que conocíamos de nuestra vida anterior, como el pueblo en el que nuestro Lama principal, el Decimosexto Karmapa nació y donde debemos haber pasado algún tiempo con él. En Bután tuve experiencias similares. Entre otras cosas, debo haber ayudado a repeler los soldados mongoles durante una importante batalla en 1642. Realmente yo soy más un programa que una persona y a duras penas he tenido cosas privadas o complicadas en mi vida. Parece que me prometí muy seriamente manifestar ciertas actividades cuando estuviera en este mundo y parece que, felizmente, estoy cumpliendo con ellas. Proteger y desarrollar los seres en todos los niveles es algo que siempre está en mi mente.
En segundo lugar, hay otras razones, menos personales. Mucha gente ha venido a mi después de su muerte. Seres reales, espantos, fantasmas, espíritus o como sea que les llamemos en occidente. Aún cuando algunos aparecieron más temprano de lo que el Libro Tibetano de los Muertos describe, lo que sea que les pasó coincide completamente con esas enseñanzas.
También Hannah y yo hemos recibido muchas explicaciones de maestros vivientes de gran profundidad, como el Karmapa cuya decimoséptima reencarnación, Thaye Dorje, fue presentado al público en Nueva Delhi en marzo de1994. Su decimosexta reencarnación era muy visionaria. Por razones desconocidas, muy frecuentemente podía decir quién estaba saliendo de su casa y a qué hora regresaría. Siempre sabía qué estaba pensando la gente y podía reconocer reencarnaciones pasadas. El me confirmó como un protector del budismo y me dijo, después de que mi padre murió, que estaba en la Tierra Pura. Esa es una razón importante por la que siento que soy experto en la muerte y el renacimiento. El lugar en el cual esta certeza toca a miles es a través de cientos de cursos de phowa, en los que la gente aprende a morir conscientemente. He enseñado esta práctica desde 1987, principalmente en países occidentales y también en Singapur y Japón. Cerca de 20,000 personas han recibido el resultado pleno de esta práctica. En un seminario de meditación intensivo de cuatro o cinco días, el Buda de la Luz Ilimitada (Amitabha) bendice a los practicantes y éstos reciben signos exteriores, interiores y secretos, de su éxito, pruebas de que llegarán a la Tierra Pura después de la muerte. Los signos son muy convincentes. Uno obtiene una pequeña apertura en el cráneo, que produce un signo visible en la parte superior de la cabeza. Adicionalmente se producen experiencias fuertes de gozo y purificación y se llega a un entendimiento creciente de lo que realmente importa sobre la vida y la muerte. Hay consenso en que la vida después del phowa es diferente y mucho mejor. Un alto porcentaje experimenta que dejan su cuerpo, y muchos alcanzan momentos de enorme gozo. Hasta donde yo sé, esta meditación sólo existe en el budismo tibetano.
¿Cómo obtuvo la autoridad para hacer este tipo de trabajo?
Muchas condiciones se dieron simultáneamente y especialmente era el deseo del Karmapa, el primer lama reencarnado del Tíbet. Inicialmente, nos conectó con un Lama de un linaje muy cercano, un verdadero experto en el tema. Desde 1987, maestros muy importantes de nuestro linaje como Kunzig Sharmapa, Lopon Tsechu Rinpoche, Tenga Rinpoche y recientemente también el Decimoséptimo Karmapa, Thaye Dorje, me han pedido transmitir este conocimiento a todo aquel que quiera aprender: Los resultados han sido extraordinarios.


Fuente: http://budismo-sevilla.blogspot.com/2011/05/muerte-renacimiento-y-poder-del-phowa.html