Bendiciones


La Transformación de mi hijo, me esta transformando a mi. Mi Ángel de Amor y Luz. Mi Amor puro y verdadero

Seguir por el Blog

Mostrando entradas con la etiqueta Presencia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Presencia. Mostrar todas las entradas

viernes, 19 de enero de 2018

Sobre la culpa


La mente fábrica preguntas que ella misma no puede contestar pero trata de analizar y entre las preguntas que frecuentemente se hace están las siguientes:

¿Por qué hice esto o aquello? ¿Me equivoque? ¿En qué fallé o en que me equivoqué? o ¿Por qué no lo hice de otra manera? , ¿Podía no haber hecho aquello o hacer aquello otro?.

Cuando caemos en este tipo de cuestionamientos es porque ya nos estamos sintiendo culpables.
La culpa es un ataque contra nosotros mismos que puede provenir de la ira reprimida, de las situaciones que no se tornaron en nuestro favor dejando nuestras expectativas insatisfechas y nos producen rabia, dolor,  frustración, resentimiento, etc.  Cuando estas emociones las bloqueamos o no las logramos procesar de una forma sana y nos las guardamos, nos van destrozando internamente. Ellas se van acumulando alimentadas por pensamientos negativos de desvalorización, de lo que nos decimos una y otra vez llevándonos muchas veces al sufrimiento. Con todo esto nos sentimos indignos y no merecedores.

A la culpa se le alimenta de la creencia de ser imperfectos y por eso nos auto criticamos por los “errores cometidos”  creyendo ser  merecedores de castigo, también se alimenta de la ilusión de estar separados de los demás. Todo esto es una elaboración mental, es un programa que nos mantiene atados a nuestras creencias y nos impide vivir en el presente. Nada de esto es real aunque  se viva intensamente.

Somos seres perfectos, aunque en esos momentos no lo sepas, aparentemente lo has olvidado Llegamos  a este mundo, a esta dimensión a experimentar.

Puedes preguntarte ¿Que debo de estar creyendo en este momento que me hace sentir así? Y aquello que te venga, suéltalo con amor.

Las creencias que elegiste válidas para ti son aquellas que te hacen vivir tus experiencias hasta que las decidas cambiar. La separación es lo que los sentidos y nuestra percepción nos muestran del mundo pero estamos interconectados a niveles que no tenemos ni la remota idea que eso sea posible.
No negamos la responsabilidad personal, esa es la que nos permite experimentar aquello que estamos experimentando pero si podemos entender en otro plano que este mundo es pasajero e inestable donde nada permanece y todo cambia, donde la parte eterna de nosotros no es tocada por las acciones temporales o circunstanciales de nuestra vida o la de otros.

No vivas en la mente, la mente juzga y  trae sufrimiento, tata a la ilusión de un pasado que nunca fue real. Vigila tu mente pero hazlo con amor. Vive en Presencia.

La vida es una escuela donde se escoge que deseas aprender, tal vez decidas comprender que la culpa solo existe cuando crees en ella.

Aceptar que todo lo que existe es el momento presente y sentir que el amor en ti es real. Abandona las trampas de la mente que te quitan la paz liberándote de sus garras, evitando prestarles atención y solo está presente, consciente de que somos amor.
Amarnos a nosotros mismos  y a otros es perdonar los errores de pensamiento acerca de ti y de otros. Es ser uno con tu ser real. Es vivir desde tu presencia.

El ser verdadero no puede sentirse culpable, tú verdadero ser carece de opiniones y juicios. Conéctate con tu verdadero ser, con tu consciencia,  a través de estar presente y reconoce cuando te sientas distraído que permitiste que la mente te maneje, regresa de nuevo, esta presente, consciente,  respira profundamente y siente paz y amor. 
Bendiciones

lunes, 31 de julio de 2017

Tu mente es tu karma *Eckhart Tolle

La voz en la cabeza tiene una vida propia. La mayoría de las personas están a merced de esa voz; ellos están poseídos por el pensamiento, por la mente. Y como la mente está condicionada por el pasado, ustedes están entonces forzados a volver a revivir el pasado una y otra vez.

El término utilizado en el Oriente para esto es karma.

Cuando ustedes se identifican con esa voz, no lo saben por supuesto. Si lo supiesen, ya no podría poseerlos porque ustedes están solamente verdaderamente poseídos cuando ustedes confunden la entidad que los posee con quienes ustedes son, o sea, cuando ustedes se convierten en ella.

Durante miles de años la humanidad ha incrementado esta posesión mental, ignorando que la entidad posesora “no es el yo”. A lo largo de una total identificación con la mente, apareció un falso sentido del yo – el ego. La densidad del ego depende del grado en el cual ustedes – la conciencia se identifican con su mente, con su pensamiento. El pensamiento no es más que un pequeño aspecto de la totalidad de la conciencia, la totalidad de quienes ustedes son.

El grado de identificación con la mente varía de una persona a otra. Algunas personas disfrutan de la libertad de su mente durante algunos períodos, aunque breves, y la paz, la alegría y la vivacidad que experimentan en esos momentos hacen que la vida merezca la pena. Estos también son los momentos en los cuales surgen la creatividad, el amor y la compasión.

Otros están atrapados constantemente en el estado egoicoEstán alienados de sí mismos, así como de los demás y del mundo que los rodea. Cuando ustedes los ven, pueden ver la tensión en sus caras, quizás el ceño fruncido, o una expresión ausente en sus ojos. La mayor parte de la atención de ellos está absorta en el pensamiento y así ellos no los ven a ustedes realmente y tampoco los escuchan a ustedes realmente. No están presentes en ninguna situación, porque su atención está en el pasado o en el futuro, lo cual por supuesto existe sólo en la mente como formas de pensamiento. O se relacionan con ustedes a través de algún tipo de papel que ellos juegan y por tanto no son ellos mismos. La mayoría de las personas están alienadas a partir de quiénes son y algunos en un grado tal que la forma en la que se comportan e interactúan se puede reconocer como ‘falsa’ por parte de los demás, excepto por parte de quienes son igualmente falsos, igualmente alienados a partir de quienes son.

La alienación significa que ustedes no se sienten cómodos en ninguna situación, en ningún lugar, o con ninguna persona, ni siquiera consigo mismos. Siempre están tratando de ir “a casa”pero nunca se sienten en casa.Algunos de los grandes escritores del siglo veinte, tales como Franz Kafka, Alberto Camus, T.S. Elliot y James Joyce reconocieron a la alienación como el dilema universal de la existencia humana, probablemente lo sintieron más profundamente dentro de sí mismos y por eso fueron capaces de expresarlo de manera brillante en sus obras. Ellos no ofrecen una solución. Su contribución consiste en mostrarnos un reflejodel infortunio y sufrimiento humano para que podamos verlo con mayor claridad.

Ver el infortunio y el sufrimiento propio con claridad es un primer paso para poder superarlo. Así que mientras todavía esperan porque algo significativo suceda en sus vidas, puede que no perciban que la cosa más significativa que puede sucederle a un ser humano ya ocurrió dentro de ustedes: el comienzo del proceso de separación del pensamiento y la percepción.

 

Extracto del libro de Eckhart Tolle: “A New Earth”